miércoles, 8 de diciembre de 2010

4.3 pruebas no destructivas

•Pistola de Windsor, a base de sondas de acero endurecido para probar la dureza del concreto, no se puede usar en elementos delgados.

•Martillo de Smith, esclerómetro, martillo suizo o de impacto, el tipo M es el que mas se utiliza. El sitio en que se aplique el esclerómetro en el elemento bueno será geométricamente similar al sitio en que se aplica en el concreto malo.

•Ultrasonido, los resultados deben verificarse contra los obtenidos por otros métodos e interpretados por un especialista, se pueden detectar grietas, des uniformidad del concreto, daños por ataques de sulfatos, congelamiento o por fuego. El acero de refuerzo altera los resultados y la humedad en esta prueba. Se ubica la grieta y su profundidad fijando el transmisor en un lugar sobre la superficie del concreto y corriendo el receptor sobre la superficie, la grafica en la pantalla debe ser recta, cuando se encuentra la grieta la recta se interrumpe. También se puede medir el modulo de elasticidad y la resistencia del concreto.

•Rayos X: determinan tamaño y cantidad de varillas, se ven los amarres y el recubrimiento de las barras, las burbujas y los huecos, la variación de color indica la calidad de la compactación. Es útil cuando no se cuenta con los planos del proyecto.

•Medidores de madurez: sirve para saber cuando se puede descimbrar o para predecir la resistencia a los 28 días. El dispositivo, mediante una sonda, registra la temperatura cada seis minutos y en su pantalla aparece el “número de madurez” que mediante una grafica nos da su resistencia.

•Medidor de frecuencia o medidor R: localizan con facilidad la posición de las varillas, cuanto mas espaciadas más precisa la localización. Se usa para ubicar áreas despejadas para tomar corazones o para localizar lugares adecuados para instalaciones. (González, 2004).

Pruebas no destructivas son aquellas que pueden entrañar algún daño menor a la estructura, pese a lo cual su comportamiento o apariencia no deberá deteriorarse.

•prueba del martillo de rebote o esclerómetro: se basa en el principio de que el rebote de una masa elástica depende de la dureza de la superficie contra la cual golpea la masa. En la prueba del martillo de rebote una masa con carga de resorte tiene una cantidad fija de energía que se consigue mediante la extensión del resorte a una posición fija, esto se logra al pensar el embolo contra la superficie del concreto sujeto a prueba. Al soltarlo, la masa rebota del émbolo, todavía en contacto con la superficie de concreto. Algunos modelos de martillo dan los resultados de la prueba en hoja impresa.

•Prueba de resistencia a la penetración: Se realiza por medio de una varilla de acero, o sonda, impulsada por una cantidad fija de energía, puede utilizarse para valorar la resistencia del concreto a la compresión, se basa en que la profundidad de penetración es inversamente proporcional a la resistencia a la compresión del concreto. Esta prueba es útil para determinar si puede ser removida la cimbra, tiene mayor ventaja que la prueba del martillo por que se prueba una mayor profundidad del concreto, pero es más costoso.

•Prueba de extracción: mide por medio de un gato de tensión especial, la fuerza requerida para extraer un inserto de metal colado previamente con un extremo agrandado. El inserto se saca con un trozo de concreto, aproximadamente de forma de cono. Para una geometría dada, la fuerza de extracción se relaciona con la resistencia del concreto a compresión. Esta prueba es superior descrita a los dos anteriores, por que involucra un volumen mas grande de concreto.

•Prueba de fractura interna: se rosca un perno de ancla de cuña dentro de un agujero taladrado en el concreto. Se saca el perno haciendo girar una tuerca que descansa en un cojín, la torsión requerida para sacar el perno da una valoración de la resistencia a la compresión del concreto. (Adam Neville, 1999).

Literatura citada.
González, 2004, Manual de supervisión de obras de concreto, Limusa, 2da. Edic. pg. 83.
Adam M. Neville, 1999, Tecnología del concreto, ISBN, 2da. Edic. pg. 436.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada