viernes, 1 de octubre de 2010

1.6.- Colocación del concreto bajo temperaturas extremas

El 30 por ciento de la resistencia del concreto o mas puede perderse por secado prematuro del concreto; cantidades similares pueden perderse si se permite que la temperatura del concreto caiga 40 grados F o menos, durante los primero días, a menos que después de esto el concreto se mantenga continuamente húmedo durante un buen periodo. El congelamiento del concreto fresco puede reducir su resistencia hasta en un 50 %.

Para evitar tales daños, el concreto debe protegerse de la pérdida de humedad al menos por siete días y en trabajos más delicados, hasta 14dias. Cuando se utilizan cementos de alta resistencia inicial, los periodos de curado pueden reducirse hasta la mitad. El curado se puede lograr manteniendo continuamente húmedas las superficies expuestas mediante rociado, empozamiento, recubriendo con láminas de plástico o mediante la aplicación de componentes sellantes que pueden formar membranas retardantes de la evaporación. Para proteger el concreto contra bajas temperaturas en climas fríos, se puede calentar el agua de mezcla y ocasionalmente los agregados, se pueden emplear métodos de aislamiento térmico cuando sea posible o se pueden utilizar aditivos especiales. Cuando las temperaturas del aire son muy bajas, puede requerirse el suministro de calor, además del aislamientos térmico.

Los aditivos retardantes del fraguado contrarrestan los efectos acelerantes de altas temperaturas ambientales y para mantener la trabajabilidad del concreto. Esto ayuda a eliminar los agrietamientos. (Arthur H. Nilson., 2001).

Para proteger el concreto del secado por temperaturas extremas y que esta no pierda su resistencia, se usan métodos para evitar tales fallas como las tiendas de lona que, al calentarse por medio de vapor, brindan una excelente protección, puesto que pueden mantener las temperaturas deseadas y el concreto queda protegido contra el secado. Siempre se debe cuidar que no se elimine la humedad del concreto.

Los ciclos alternos de congelación y descongelación, humectación y desecación y los periodos prolongados de humectación de la superficie reducen la durabilidad del concreto. En consecuencia, el grado de exposición debe ser considerado cuando se diseñe la mezcla.

En climas donde se produce espontáneamente la congelación, debe introducirse aire en todo el concreto expuesto. Deben usarse cementos resistentes a los sulfatos en los casos en que el concreto queda expuesto al agua de mar o entra en contacto con suelos de apoyo que contienen sulfatos. Cuando las condiciones de exposición son severas, debe usarse una baja relación de agua-cemento- aun cuando los requisitos de resistencia se cumplan con un valor mayor. (Parker et al., 2001).


Literatura citada:
Parker y Ambrose, 2001, Diseño de Concreto Reforzado, Limusa Wiley, tercera edición, pág.50
Arthur H. Nilson, 2001, Diseño de Estructuras de Concreto, Mc. Graw Hill, duodécima edición, pags.33 y 34

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada